Una semana después

Ya no quiero llorar por todos los rincones… intento no preguntarme por qué me pasó esto a mi. Sigo adelante.
Me sigue doliendo la panza, tengo poco apetito… paso de la cama a la ducha, de la ducha a la oficina, de la oficina al sillón de (mi futura ex) casa, del sillón a la cama otra vez. Pero sigo adelante.

No es que no me duela, no es que no sienta nada, no es que ya haya pasado todo. Es que tengo que seguir adelante, tengo que avanzar, tengo que proyectar y pensar en mi y en nadie más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s